EPISTOLARIO SOÑADOR – MUESTRAS I

A Ginés se le escapa la lengua negra e hinchada por el costado izquierdo de la boca. La prueba del pánico que ha debido sufrir en el último instante está en su bragueta; tiene forma de oscuro cerco.

Don Evaristo, antes de que su señoría le pregunte nada, se apresura en intervenir para aportar su doble informe: como médico y como testigo directo de los hechos. Matiza que “Hay una pequeña diferencia entre la escena original del ahorcamiento y la que, apenas dos horas y media después –el tiempo transcurrido entre: la muerte del maestro, el descubrimiento de su cadáver por los alumnos, la aparición del alguacil, el aviso en el domicilio del médico, su llegada al aula y, finalmente, la llamada telefónica al juzgado con traslado del juez desde la capital–, estamos contemplando.” […]

El fragmento pertenece al primer relato de la obra. Lo encontraréis en la página 12 del libro.

Recordaros que aquellos interesados en reservar algún ejemplar de Epistolario de un soñador, podéis hacérnoslo saber mediante un mensaje al correo electrónico (delescriptum@gmail.com).

Abrazos,

Ramón Zarragoitia.

Anuncios

~ por DELESCRIPTUM en 3 mayo, 2014.

 
A %d blogueros les gusta esto: